De nuevo, Antioquia conquistó la montaña. No fue a lomo de mula como lo hizo en otrora, cuando con machete en mano, los arrieros se abrieron trocha por el agreste macizo rocoso que compone la geografía antioqueña.

Esta vez, no se rodeó ni se llegó a la cima de la montaña. Se agujereó. Máquinas de perforación lineal de última tecnología reemplazaron las mulas. Explosiones controladas son las nuevas herramientas para horadar la piedra y conectarse al país.

El túnel del Toyo, el nuevo túnel de Occidente y el túnel de la Quiebra acercarán a Medellín con importantes polos de desarrollo como Urabá y la costa Atlántica.

No son los únicos, pero con el de Oriente, serán los más importantes que se están desarrollando en Antioquia y el país.

El túnel del Toyo

Cuarenta y cinco años atrás, Aníbal Gaviria transitaba por las enculebradas vías del Occidente antioqueño con su padre, Guillermo.

“Aquí se construirá un túnel, me vaticinó en ese entonces, y lo repetía en cada viaje que hacíamos”, recordó Aníbal Gaviria.

Siendo niño, lo vio como una fantasía. Siendo gobernador de Antioquia y alcalde de Medellín, lo vio difícil, pero factible. Actualmente, como ciudadano, lo vio hecho realidad.

Él estuvo en primera fila en la firma del acta de construcción del que será el túnel más extenso de Suramérica: el túnel del Toyo.

Contamos con máquinas de última generación, completamente computarizadas, que analizan diagramas para poder perforar automáticamente

“Los 9,8 kilómetros de esta conexión de Medellín a Urabá no deben verse de impacto departamental sino nacional, ya que para otras ciudades, además de Medellín, el océano Atlántico quedará más cerca, más económico y más accesible”, dijo el exmandatario.

Hay temor y desconfianza de que el túnel se retrase o no se termina. Hay antecedentes, muy recientes.

A diferencia de esos, esta obra ya pasó por muchos filtros y los 1,83 billones de pesos que costará están asegurados, según los tres socios: Gobernación de Antioquia, Alcaldía de Medellín e Invías.

“Sin embargo, de aquí para adelante estoy seguro de que habrá problemas porque es una obra de gran envergadura, que generará situaciones financieras, técnicas y políticas. Pero sé que se van a solucionar, porque las obras en Antioquia van más allá de las administraciones, son presionadas y empujadas por el clamor de la comunidad”, agregó Gaviria.

Túnel de la Quiebra

A los 9,8 kilómetros del túnel del Toyo se suman los 4,1 que tendrá el túnel de la Quiebra.

Con una inversión de más 628.000 millones de pesos, el pasado 31 de enero, a la par del Toyo, comenzaron las obras de este conducto que en otrora fue paso del ferrocarril de Antioquia.

Ahora, que será paso de vehículos que viajen a la costa Atlántica o al Nordeste de Antioquia, el túnel reducirá de tres horas y media a dos, el viaje entre Medellín y Puerto Berrío (Magdalena Medio).

La Concesión Vías del Nus (Vinus S.A.S.) invertirá a partir de la fecha y en los próximos tres años y medio que durará la construcción, un total de 1,1 billón de pesos.

“El túnel es la parte más importante del proyecto Vías del Nus, y contempla la construcción de 24,3 kilómetros de doble calzada entre Pradera y Porcesito, la rehabilitación de 35,6 kilómetros entre Cisneros y Alto de Dolores, y la construcción de 2,7 kilómetros de tercer carril entre San José del Nus y el Alto de Dolores”, explicó Ricardo Lopez, gerente de la concesión.

Añadió, que tan solo la construcción del túnel, generará 1.000 empleos en la zona.

Túnel de Occidente II

Paralelo al túnel Fernando Gómez Martínez, también llamado de Occidente, se construirá otro para desatorar el alto flujo vehicular a la salida de Medellín.
Con 4,6 kilómetros de longitud, igual que el primero, este túnel estará listo en 5 años según informó el consorcio Devimar.

“El proyecto se encuentra en la etapa preoperativa de la fase de construcción. La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) nos otorgó las licencias ambientales necesarias para la construcción del segundo Túnel y la doble calzada hasta Santa Fe de Antioquia”, contó Jesús Rodríguez, gerente general de Devimar.

La inversión total en este túnel es de aproximadamente 300.000 millones de pesos, incluyendo la construcción y las labores de operación y mantenimiento. Por allí, se estima que transiten en promedio 10.000 vehículos por día.

Rodríguez también resaltó los equipos de última tecnología que se utilizarán para las obras.

“La técnica constructiva prevista para la excavación del nuevo túnel es la denominada NATM (New Austrian Tunnel Method), cuyas principales actividades de los ciclos de excavación son: perforación, voladura, retirada de material (desescombro), y sostenimiento de la bóveda”, explicó el directivo.

Fuente: El Tiempo